Tunez

Antigua Túnez

Desde 8.000 AC seres humanos vivieron en lo que ahora es Túnez por la caza y la reunión. Después de unos 5.000 AC comenzaron a cultivar aunque todavía usaban herramientas de piedra. Luego, desde alrededor de 1100 aC, los fenicios de lo que ahora es el Líbano se establecieron y comerciaron en la zona.

En 814 aC los fenicios fundaron Cartago. Poco a poco esta ciudad se hizo más fuerte y más fuerte y después de 500 aC Cartago se independizó de Fenicia. Además, los cartagineses construyeron un imperio en el Mediterráneo. Sin embargo, entraron en conflicto con Roma. La primera Guerra Púnica entre Cartago y Roma comenzó en 263 aC y duró hasta 241 aC. Terminó con la derrota cartaginesa. Una segunda guerra siguió en el 218 AC. Esta vez Aníbal llevó un ejército a través de los Alpes a Italia, pero no pudo capturar Roma. Finalmente en 202 los cartagineses fueron aplastados por los romanos en la batalla de Zama. Una tercero se libró entre 149 y 146 aC. Esta vez Cartago fue destruido. Sin embargo los romanos más tarde reconstruyeron Cartago como una ciudad romana.

Bajo la dominación romana Túnez prosperó y exportó granos y aceite de oliva a otras partes del imperio. Además, muchos romanos se establecieron en la zona y el comercio floreció.

Sin embargo, para el siglo V, el Imperio Romano estaba desmoronándose. Un pueblo llamado Vándalos había conquistado España. En 429 80.000 vándalos encabezados por Genseric cruzaron al norte de África. En 439 capturaron Cartago y crearon un nuevo reino. Mientras tanto, el Imperio Romano se había dividido en dos mitades, el Este y el Oeste. La mitad oriental se hizo conocida como el Imperio Bizantino. En 533 el emperador bizantino Justiniano envió un ejército bajo su general Belisario, que aplastó a los vándalos y tomó Cartago.

El gobierno bizantino en Túnez duró hasta 698. En ese año los árabes tomaron Cartago. Al principio Túnez fue gobernado por los califas, pero en 800 Ibrahim ben El Aghlab fue nombrado gobernante hereditario del país. Bajo la dinastía Aghlabid, Túnez prosperó y prosperó el comercio.

Túnez en la Edad Media

Sin embargo en 909 una secta estricta llamada Ismailis llevó una rebelión y expulsó a los Aghlabids. El líder de los ismaelitas se hizo cargo de Túnez. Afirmó ser descendiente de la hija de Mohammad Fátima así que su dinastía fue llamada Fatamids.

En 921 los Fatamids fundaron Mahida, que se convirtió en la capital. Luego, en 969, los fatimíes capturaron a Egipto y poco después hicieron de El Cairo su nueva capital. A partir de entonces, Túnez fue gobernada por una dinastía semiindependiente de gobernadores llamada Zirids. Sin embargo los Zirids se separaron de los Fatimids y llegaron a ser completamente independientes en 1049. Para la venganza los Fatimids persuadieron a dos tribus beduinas, Benu Hilal y Benu Sulaym para atacar los Zirids.

Por otra parte en el siglo XII los normandos (que gobernaron Sicilia) capturaron la mayor parte de los puertos tunecinos. Capturaron Jerba en 1135 y Mahdia en 1148. Sin embargo, los almohades que vinieron de Marruecos los expulsaron. Los almohades capturaron Túnez en 1159.

Sin embargo en 1229 el gobernador en Túnez se separó y formó una nueva dinastía. Los Hafsid lograron restaurar el orden a Túnez. Durante el siglo XIII Túnez prosperó y prosperó el comercio.

Túnez moderno

En 1574 Túnez fue conquistada por los turcos otomanos.

Durante los siglos XVII, XVIII y principios del XIX, muchos tunecinos eran piratas. Fueron llamados piratas berberiscos. De vez en cuando las potencias europeas tomaban medidas contra los piratas berberiscos. (Por ejemplo, en 1655 el almirante inglés Blake bombardeó Porto Farina). Los europeos también extorsionaron varios tratados, ninguno de los cuales puso fin a la piratería.

Mientras tanto, el dominio turco en Túnez terminó en 1705 cuando Hussain Ibn Ali comenzó la dinastía Hussainid.

Luego, durante el siglo XIX, la influencia europea, especialmente italiana, aumentó en Túnez. Cuando Túnez se declaró en bancarrota en 1869 Gran Bretaña, Francia e Italia tomaron el control de las finanzas tunecinas. Entonces en 1881 las tropas francesas entraron de Argelia y forzaron al Túnez a aceptar un protectorado francés.

El nacionalismo tunecino pronto creció y, a principios del siglo XX, se formó un movimiento de independencia. Entonces en 1940 cuando Alemania conquistó Francia Túnez vino bajo el gobierno francés de Vichy. Los alemanes ocuparon Túnez en noviembre de 1942 pero sus tropas se rindieron a los aliados en mayo de 1943.

Después de la Segunda Guerra Mundial, los tunecinos siguieron agitando por la libertad. Finalmente, el 20 de marzo de 1956, Francia aceptó la independencia de Túnez. La primera elección se celebró el 25 de marzo de 1956. Al principio Túnez era una monarquía constitucional pero en 1957 se convirtió en una república.

Habib Bourguiba se convirtió en el primer presidente. En 1975 fue nombrado presidente vitalicio pero en 1987 fue destituido del poder y fue reemplazado por Zine al-Abidine Ben Ali.

Mientras tanto, el petróleo fue descubierto en Túnez en 1964, mientras que en asuntos internacionales Túnez adoptó una postura no alineada.

Sin embargo, en 2011 hubo disturbios en Túnez en 2011 y Ben Ali se vio obligado a huir. Comenzó un nuevo capítulo en la historia de Túnez. Las elecciones se celebraron en Túnez en octubre de 2011.

Rutas por Túnez

“El Djem” en la epoca de los romanos era una gran ciudad, donde se cruzaban importantes caminos de las caravanas que viajaban por el desierto.Penetrar en este monumento es hacer un viaje en el tiempo hacia el Imperio Romano. Muy bien conservado, a pesar de las veces que fue atacado y de que los habitantes del pueblo utilizaron algunas de sus piedras para construir sus casas, recorrer sus galerías por donde salían los leones o sentarse en sus asientos pétreos nos retrotrae a la época en la que los gladiadores competían en su arena y en la que con un gesto, el Emperador decidía la vida o la muerte de los que luchaban.

La ciudad de MATMATA es la capital de los Berberes. Un antiguo pueblo misterioso, que ha habitado en el norte de Africa desde los tiempos inmemorables, y que tiene muchos recuerdos – de los invasores fenicios, romanos, barbaros, arabes, franceses y otros tantos. Las cuevas se disponen en círculo alrededor de un foso, con una profundidad de 10 metros, por lo que cuando uno se va acercando pareciera que nadie viviera por esas zonas.Aparte de las cavernas, existian sus fortalezas – “ksares”, donde ellos se ocultaban protegiendose de sus enemigos.

Los chott, son característicos por la ausencia de cualquier tipo de vegetación siendo depresiones salinas que por la mezcla de esta sal con el barro y la arena forman un suelo arcilloso donde el agua emerge en algunas zonas, produciendo la sensación de tratarse de un mar.

En esta zona los espejismos son muy comunes, sobre todo cuando la temperatura sobrepasa los 30 grados, pudiendo llegar a verse desde una caravana de camellos hasta incluso un oasis o un pozo con agua.

Los más importantes son el Chott El Djerid o Lago Salado del Djerid. Es el más grande de todos y se extiende al norte del Sáhara, desde la región de Gabes hasta Argelia, dividiendo la zona tunecina en dos partes.

Tozeur es la capital de la región y se encuentra entre el Chott El Djerid y el de Gharsa. Es uno de los oasis más conocidos por sus magníficos palmerales con 200.000 árboles y 325.000 palmeras que ocupan más de 1.000 hectáreas que ofrecen unos deliciosos dátiles denominados “Deglet en Nour’, conocidos popularmente como ‘dedos de luz’ y por su peculiar y ancestral sistema de regadío compuesto por 200 manantiales que se unen en el Ras el Aiun, de aguas calientes.

Situada en el centro del país, la ciudad de Sbeitla fué la antigua Sufetula romana. En el siglo II de n.e. ellos llegaron a estas tierras para quedarse. Ellos sabian que lo mas probable es que tendran que morir en estas tierras, asi que la ciudad fue construida con toda la seriedad que exigia el momento. El lugar fue inteligentemente escogido en donde se cruzaban los caminos de las caravanas que viajaban por el Sahara.En el siglo V en su reconstruccion participaron los bizantinos que fortalecieron la ciudad aumentando su poder defensivo en gran medida. A pesar de eso, en el siglo VI Sbeitla fue destruida definitivamente y sin retroceso.

Otra antigua ciudad romana, la vieja Ad Turres, se convirtió, con su desaparición, en el actual oasis de Tamerza, protegido tras una cadena de montañas en cuyo profundo valle todavía se puede contemplar un pequeño poblado de destartalados alojamientos mientras la vista se extiende por los infinitos espacios de la llanura tapizada del oro de las dunas arenosas que constituyen la antesala del inmenso desierto.

De Sbeitla, en dirección hacia Sousse, se encuentra la ciudad árabe más antigua de Túnez: Kairouán, la capital religiosa del Magreb, considerada como la cuarta Ciudad Santa después de La Meca, Fez y Jerusalén. Como antigua capital del reino Aglabida se desarrolló fuertemente y sus principales construcciones datan de este período. A pesar de que los Hafsidas trasladaron su capital a Túnez, Kairouan, traducido literalmente quiere decir Plaza fuerte, siempre conservó su santidad como ciudad.Aquí no existe una ciudad moderna y los paseos por sus calles, sus murallas, las zauias, lugares religiosos, o por sus zocos son elementos que cautivan de forma inmediata. No existe otra ciudad árabe igual. Poniéndose de acuerdo con los Berberes, los romanos reconstruyeron su poblado en una bella ciudad de piedra con amplias calles y cómodas casas que conservaban el fresco aun bajo el ardiente cielo africano. La ciudad musulmana más sagrada de África y la cuarta en el mundo después de La Meca, Medina y Jerusalén.