Senegal

La región hoy conocida como Senegal fue parte de los antiguos reinos de Ghana y Djolof y un importante nodo en las rutas de las caravanas trans-saharianas. Era también un punto temprano del contacto europeo y fue discutido por Inglaterra, Francia, Portugal, y los Países Bajos antes de llegar finalmente bajo control francés a finales del siglo XIX. Siguió siendo una colonia de Francia hasta 1960, cuando, bajo la dirección del escritor y estadista Léopold Senghor, ganó su independencia, primero como parte de la corta Federación de Malí y luego como un estado completamente soberano.

Aunque Senegal tradicionalmente ha estado dependiente de los cacahuetes (maní), el gobierno ha tenido cierto éxito con los esfuerzos para diversificar la economía del país. Aun así, el país sufrió un declive económico en el siglo XX debido, en cierta medida, a fuerzas externas como la caída del valor del franco de la Comunidad Financiera Africana (CFA) y el alto costo del servicio de la deuda, así como Como factores internos tales como una población en rápido crecimiento y un desempleo generalizado.

Casi la mitad de la población de Senegal Wolof , miembros de una sociedad altamente estratificada cuya estructura tradicional incluye una nobleza hereditaria y una clase de músicos y narradores llamados griots. La cultura contemporánea senegalesa, especialmente su música y otras artes, se basa en gran medida en fuentes wolof, pero las influencias de otros grupos senegaleses (entre ellos los Fulani , los Serer , los Diola y los Malinke ) también son evidentes. Los wolof predominan también en asuntos de estado y comercio, y esta dominación ha alimentado la tensión étnica con el tiempo, mientras los grupos menos poderosos compiten por la paridad con la mayoría wolof.

Los wolof comprenden aproximadamente dos quintos de la población total, y su lengua es la más usada en la república. Bajo la estructura social wolof tradicional, similar a la de otros grupos de la región, las personas se dividían en categorías de nacidos libres (incluyendo nobles, clérigos y campesinos), casta (incluyendo artesanos, griots y herreros) y esclavos. Los Serer, con un poco más de una sexta parte de la población, está estrechamente relacionado con el wolof. Los Fulani y el Tukulor combinados constituyen aproximadamente una cuarta parte de la población. Los Tukulor suelen ser difíciles de distinguir de los Wolof y los Fulani, ya que a menudo se han casado con ambos. Los Diola y los Malinke constituyen una pequeña parte de la población. Otros grupos pequeños consisten de pueblos como el Soninké , gobernantes del antiguo estado de Ghana ; el Mauri , que vive principalmente en el norte del país; el Lebu de Cabo Verde, que son pescadores ya menudo terratenientes ricos; y el Basari , un pueblo antiguo que se encuentran en las tierras altas rocosas de Fouta Djallon.

La ciudad más importante de Senegal es su capital, Dakar. Esta animada y atractiva metrópolis, situada en la península de Cabo Verde a lo largo de la costa atlántica, es un popular destino turístico. Aunque el gobierno anunció planes para mover eventual la capital interior, Dakar seguirá siendo uno de los puertos más importantes de África y de un centro económico y cultural para África occidental en conjunto.

Senegal es el hogar de varios músicos y artistas de renombre internacional. Otros aspectos de la cultura senegalesa han viajado también hacia el mundo más amplio, sobre todo el compromiso de Senghor de Negritude -un movimiento literario que floreció en los años treinta, cuarenta y cincuenta y que enfatizó los valores y el patrimonio africanos. A través de eventos como el Festival Mundial de Artes Negras, celebrado por primera vez en Senegal en 1966, e instituciones como el Instituto Fundamental de África Negra (IFAN) y el Patrimonio de la Humanidad de la Isla de Gorée , Senegal honra el dictamen de Senghor “Debemos aprender a absorber e influenciar a los demás más de lo que nos absorben o influyen”.

 

 

ISLA DE GORÉE

Fue descubierta por el portugués Dias y en ella se establecieron los europeos a partir del siglo XV. Estuvo ocupada por portugueses, franceses, ingleses y holandeses, siendo también el punto de partida de esclavos hacia Europa y América.

La isla cuenta tan solo con unas 28 hectáreas de extensión y en ella viven alrededor de 1.000 personas. El aspecto de las construcciones de la isla no puede ser más pintoresco. Sobre los acantilados descansan hermosas casitas pintadas de color blanco y rosa. Restos de la cultura colonial se perciben en sus edificios emblemáticos con sus balcones de hierro forjado como el Ayuntamiento. Cerca del puerto se extiende una playa muy popular y muy concurrida sobre todo en los periodos vacacionales.

Numerosos nombres por todos lados evocan el pasado de Gorée. En la calle St. Joshep se encuentra el Laboratorio de Biología Marina, donde las religiosas de St. Joshep de Cluny fundaron un convento en 1822.

Entre los lugares que se pueden visitar en la isla se encuentran las ruinas de la Casa de los Esclavos, que data de finales del siglo XVIII. Aquí permanecían hacinados los esclavos hasta que partía el barco hacia América.

JOAL

Joal, donde se establecieron los portugueses en el siglo XV, se encuentra a 120 kilómetros al sur de Dakar y es conocida por ser la ciudad donde nació el poeta y humanista Senghor, cuya casa natal puede ser visitada.

Desde Joal se puede ir hasta el poblado lacustre de Fadiouth, un pequeño pueblo pesquero situado sobre una isla que posee singulares graneros de maíz (su máxima curiosidad). Se trata de unas cabañas que están cubiertas con techos de cañas. El poblado se une a la costa mediante un puente de madera. Sorprenden las preciosas conchas que se esparcen por todos lados e incluso formando parte de la decoración y de la historia pues han sido coleccionadas durante siglos. Lo mejor es acudir al sitio conocido como Cementerio de las Conchas.

EL DELTA DEL RÍO SALOUM

Al sur de la Petite Côte, a 145 kilómetros de Dakar, se localiza una de las zonas más bonitas del Senegal. Se trata de una pequeña sección del gran Delta Sine-Saloum, declarado Parque Nacional. Merece la pena una visita para contemplar su exuberante vegetación y su rica fauna.

El río se extiende como un pulpo de miles de brazos sobre un delta gigantesco (150.000 hectáreas), después el océano se rinde a sus pies al recibir sus aguas. Pelícanos, garzas, flamencos rosas y demás fauna maravillosa, que incluye sobre todo monos, observan incrédulos tan fascinante belleza mientras se ve como irrumpe en los cielos el vuelo majestuoso de un águila real. Es lo más parecido al paraíso. No en vano numerosas aves migratorias anidan en este lugar

LA CASAMANCE

Es la región turística por excelencia de Senegal. El río Casamance hace que se puedan distinguir en ella dos zonas: la Alta Casamance y la Baja Casamance. La Alta Casamance se extiende desde el norte del río hasta Gambia; y la Baja está situada entre el río y Ginea-Bissau, cuya capital regional es Zinguichor.

Palmeras y arrozales, por algo es llamada el “Granero del Senegal”, se mezclan entre la vegetación tropical dotando a la región de un ambiente fresco y de colores intensos que van del verde al amarillo en una sucesión cromática inigualable. Pantanos de manglares, bosques de palmeras, árboles floridos que bordean la orilla del río y multitud de aves son algunos de los atractivos de La Casamance.

Por otra parte la cultura de los pobladores diola de Seleki, en la Baja Casamance, un pueblo que a pesar de todo mantiene sus costumbres y se preocupa de no perderlas, son otro de los atractivos. Sus habitantes viven en cabañas de adobe que están cubiertas con techos de paja. Se distinguen, además, Usuyen, famoso por sus danzas, y MLomp conocido por las chozas de varios pisos, elementos culturales que permiten conocer el otro lado de la bella Casamance.

Isla de Carabane

La Isla de Carabane es una isla del río Casamance situada entre Elinkine y Niomoune. Es el lugar donde se establecieron los europeos. De esta época quedan restos de algunas construcciones. La ciudad del mismo nombre que se encuentra en la isla, fue el primer enclave de los franceses en Casamance allá por el año 1836. El paisaje que se abre ante los ojos del visitante es lo más llamativo, pero además son de interés la Catedral Bretona, los restos de una escuela y el Cementerio al lado de la playa.

Esta isla fue en tiempos un centro de comercio de esclavos y hoy es un paraíso para los amantes de las aves y los que gustan de las playas y los deportes náuticos. La experiencia de bañarse al lado de los defines difícilmente puede olvidarse.

Parque Nacional de Niokolo-Koba

Tambacounda es el punto de partida para iniciar la visita al Parque Nacional de Niokolo-Koba, que se encuentra ya muy cerca de Guinea. Se trata de una ardiente sabana llena de baobabs que se extiende en una superficie total de 900.000 hectáreas. Regado por el río Gambia y sus afluentes, el Koulountou y el Niokolo-Koba, constituye una de las más importantes reservas de los grandes mamíferos del Africa del Oeste. El parque acoge numerosas especies animales y posee una exuberante y variada vegetación. Aproximadamente se han contado 84 especies de mamíferos entre los que se pueden citar fieras como leopardos, leones, elefantes e hipopótamos. Sólo hay que decir que es el parque nacional más importante de Senegal. Para acceder al parque es necesario hacerlo en un vehículo ya que está prohibido recorrerlo a pie. Un buen todo terreno permite acceder a las áreas más remotas del parque. La experiencia puede ser apasionante. El parque se abre de diciembre a mayo durante la estación seca.

En los alrededores de esta zona habita el pueblo bassari. Es una buena ocasión para conocer su cultura, pues la visita a sus dominios.

St. LOUIS

St. Louis fue el primer asentamiento de los franceses en Africa, allá por el 1659. Se encuentra al norte del país en la desembocadura del río Senegal en una isla unida al continente por el Puente Fardherbe, puente que fue construido para unir el Danubio entre Austria y Hungría y que después sería enviado a esta zona ya hace más de un siglo. El puente tiene una longitud de unos 500 metros.

Parte de la ciudad se asienta sobre la “Langue de Barbarie” (la frontera de Mauritania pasa por esta especie de lengua en su parte norte), una península en la boca del río, unida a la isla mediante puentes.

La ciudad fue fundada en 1638 y fue la antigua capital administrativa de Senegal – Mauritania hasta 1958, año en que se separaron ambos países. Dakar se convertiría después en la capital de Senegal.

En la parte que corresponde a la isla se pueden ver aún las casas de tipo colonial caracterizadas por sus balcones de madera, contrafuertes y sobradillos. Estas construcciones, que permanecen en su mayoría casi intactas a través del tiempo, han sido declaradas por la UNESCO Patrimonio Nacional. Una de las más hermosas es la Maison des Signares en el Muelle Henry Jay al sur de la isla.